MODA Y CAMBIOS EN EL 2020: reseña de una diseñadora.

Muchas veces me han preguntado sobre el camino que seguí para hacerme diseñadora de modas; pero pocas veces me han cuestionado sobre por qué la moda. Sí, toda la estética envuelta, la posibilidad de crear cosas que no existen, hacer la vida más bella, son elementos que me inspiraron; pero creo que algo que me es natural es este constante cambio que exige la industria, yo diría como resultado de nuevas experiencias que invitan al consumidor a adaptarse y reinventarse. Soy alguien que busca cosas diferentes en cada día y la naturaleza cambiante de la moda me permite renovarme frecuentemente.

Este 2020, me parece que a todos nos metieron en una licuadora. Dicen que todo se paró, pero pienso que por dentro, todo se movió. Las ideas, las emociones, las relaciones, todo cambió. Lo maravilloso del cambio es que cuando lo abrazas, te reinventas, surgen cosas nuevas. Aquí te comparto algunas de nuestras experiencias este año:

-  De la siempre cita presencial a la videoconferencia.

Anteriormente llegaba a hacer videoconferencias con clientes a distancia, bocetando y mostrando telas por video. En estos tiempos, clientes locales también se abrieron a  esta opción, inclusive las medidas se pueden tomar en línea con asesoría. No podría decir que ya siempre será así, pero creo que es una excelente opción para chicas que están más ocupadas.

-  Eventos pospuestos, transformaciones y nuevos formatos.

El 90% de nuestras clientes movieron sus eventos al próximo año, esto ha implicado una comunicación más constante con ellas en las que vamos verificando sus nuevas fechas; pero también con algunas hemos empezado a hacer  pequeñas transformaciones en los vestidos para integrar nuevos elementos que los ubiquen en el contexto de lo que será el 2021.  Algunas decidieron hacer por ejemplo bodas civiles íntimas o "elopement weddings" y nos requirieron estilos más sencillos o outfits que pudieran volver a utilizar en otras ocasiones.

- El cubrebocas como medida de salud y expresión personal.

En un principio, el sólo hecho de verme haciendo cubrebocas en vez de vestidos, confieso que me aterró, por otra parte cómo saber si lo haríamos bien o no. Una amiga diseñadora de París  me metió desde marzo a un grupo de diseñadores en Francia  para apoyarse entre ellos a encontrar la mejor información y crear lo más correcto. En abril me animé a hacer un tutorial y pusimos un patrón de regalo en nuestro sitio, pero la gente nos buscó para que nosotras se los hiciéramos. Con los vestidos parados, esto fue una buena opción de ingresos, y entonces recordé: nosotras no sólo hacemos vestidos, le damos a la gente una forma de presentarse y de expresarse con su ropa. Así que tomamos ese pequeño espacio de tela para crear algo más allá de un tapabocas. Hoy hay mil opciones en el mercado pero pienso que nosotras logramos diseños especiales que no sólo son estéticos sino que de verdad protegen y contaminan menos. Aún habrá quien critique y que la estética le lleve a pensar que no es funcional, pero en fin, hay un mercado para todo y yo prefiero ser criticada por hacer que quedarme con los brazos cruzados por el miedo al qué dirán.

-

 

- Vida en pantalla y pequeñas salidas igual a nuevos accesorios.

Estar en una videoconferencia implica ponerse cosas que resalten tu look en un cuadro muy pequeño, esto nos animó a crear collares y mascadas nuevas, confieso que yo fui mi primera consumidora porque me encantan!

 

 

 

Como para muchos, durante meses mi única gran  salida era al súper y la tienda de la esquina. Me di cuenta de que necesitaba dos tipos de bolsos, uno grande para meter todas mis compras , y otro pequeño muy pegado a mí, de paso yo quería que combinaran con el cubrebocas y así nacieron nuestras  "totes" y "sling bags" en tela, igualmente lavables para terminar con el pánico de "mi bolsa ha quedado llena de virus de la calle".

- El aire se limpió y nosotras quisimos limpiarlo más.

El aspecto contaminante de la moda, me rompía el corazón desde antes. Y aunque somos slow fashion y nosotras no contaminamos para nada como la gran industria, poco a poco queremos seguir mejorando en esto. Nuestro proyecto de renovar chamarras y otras prendas con desperdicios de los vestidos creció, pero también nos animamos a sacar t-shirts súper casuales con telas más sustentables en algodón recuperado.

 

 

 

Y bueno, ha sido un año de probar muchas cosas nuevas, de reinventarnos, vendimos obviamente más con nuestro sitio y en redes sociales; yo me animé a hacer nuevos videos que ni me imaginaba y mil cosas más. Sí, la incertidumbre me atacó en muchas ocasiones, el desgano quizás, pero la naturaleza cambiante de la moda, siempre me recordó mi esencia renovadora.

Siempre, siempre, hay algo que hacer, abraza cada nuevo día y sigue caminando.

1 comentario

APMFIYpf

gHLrPwexF

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados