Vestido de quinceañera: modelo, princesa o muñeca de pastel.

El día que empecé a diseñar vestidos de ceremonia, pensaba que podía hacer todo menos vestidos de quinceañera, y es que por ejemplo,  en un vestido de novia o graduación; aunque en ocasiones tengan un estilo princesa, el resultado parecería ser siempre más moderno y fino que un ajuar de quinceañera. Tenía miedo de que algunas de mis clientes vieran mi trabajo menos "chic" si entraba en el terreno de las quinceañeras.

 

Un buen día el reto llegó, me solicitaron diseñar un vestido de XV años y no podía decir que no, se trataba de la hija de una buena amiga. Fue entonces que comencé a analizar por qué se veía diferente y una vez centrada mi atención en el tema, rápidamente entendí que mucho tenían que ver los materiales utilizados. Es triste, pero desgraciadamente encontré modelos realizados con telas de muy mala calidad, no mencionaré nombres ni lugares, sólo es el primer consejo que te doy a ti quinceañera o mamá de la cumpleañera: Fíjate en los materiales! Pueden estarte cobrando las perlas de la vida por algo de muy baja calidad. Con la idea de tocar terrenos de fantasía a veces meten cosas que parecerían sacadas de la papelería, recuerda que es un vestido, no un disfraz.

 

 

 

Después me percaté que en efecto el estilo de este diseño tiende a ser muy aprincesado y  de la época de Maximiliano y Carlota que fueron los que impusieron el vals y el tipo de vestimenta para esta celebración que desde antes de la llegada de los españoles ya celebraban los indígenas. Es bonito seguir una tradición, es parte de la riqueza de nuestra cultura; pero lo interesante viene cuando esta tradición evoluciona y se deja influenciar por tendencias y sentires actuales, es entonces donde puede entrar el diseño y nuevamente el resultado será un vestido que podríamos imaginar hasta en una pasarela y no sólo en un museo. Una de mis preguntas favoritas es: Cómo te quieres ver? Como una muñeca de pastel o como una modelo? Y sí, ellas siempre prefieren a la modelo! Así que aquí el segundo consejo: No sigas sólo tendencias de vestidos de quince años, atrévete a inspirarte en pasarelas, en actrices de moda, en las alfombras rojas y hasta en vestidos de novia; te prometo que el resultado será mucho más cautivador.

Y por último y muy importante!  Es fundamental que el vestido se adapte al estilo y morfología de quien lo porta y no al revés. Aunque normalmente las quinceañeras son delgadas y aunque algunas son más "curvy“ , tienen la gran ventaja de estar en una edad llena de juventud, de verdad que no hay forma de no verse linda. He visto casos donde a la pobre niña le aprietan el torso y deforman la figura, cuando no  es necesario, la tendencia actual es más natural; o bien a veces a la que es súper delgadita y apenas se está desarrollando, le meten rellenos tremendos en el busto, o cortes aseñorados. Definitivamente, cada quién necesita algo que la vista y resalte sus atributos naturales de juventud sin necesidad de forzar, eso le dará elegancia y buen gusto.

 

En fin, estas son las tres premisas con las que trabajamos los vestidos de quince años en Débh Herrera; y como diseñadora, me han permitido revalidar una tradición que pensaba no podía modernizarse y ser fina. Espero mis consejos sean de utilidad; estaré muy contenta de ayudarte con tu vestido en nuestro estudio!

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados